Para muchas personas, la artesanía es un término medio entre el diseño y el arte. Para otros es una continuación de los oficios tradicionales, en los que la estética tiene un papel destacado pero el sentido práctico del objeto elaborado es también importante, la pasión por el trabajo bien realizado y el encanto de un oficio en el que todo esta hecho a mano.

En mi trabajo como sillero artesano, utilizo la madera del pino rojo para mis sillas, es una madera muy resistente, de muy buena calidad y soporta muy bien el paso de los años (mirando un poco por ella).

La enea le da el alma a la silla, es el material sobre el que descansaremos, el mas difícil de manipular y el menos conocido. Quedamos pocos que usemos la técnica.

Mis sillas de enea no llevan ni clavos ni tornillos. Todas las piezas; las tablillas, los delanteros el asiento de enea todo está hecho a mano, pieza por pieza y una a una.

Puedo tardar en fabricar una sola silla casi un día, en comparación con las sillas de fábrica que van en serie, con lo cual, todo es diferente y hay que armarse de paciencia.